Policía y fuerza “proporcional”

Policia y fuerza proporcional

La incompetencia de algunos altos dirigentes mezclado con cesiones para conseguir réditos políticos y contentar a desaprensivos que arruinan pueblos,  puede provocar que casi 300 policías sean vapuleados por una masa de animales que les tiraban bolas de acero, piedras, ácido y cócteles incendiarios. Eso se podía evitar pero el responsable no quiso librarles de semejante infierno.

Estos últimos días (octubre 2019) hemos oído hablar mucho del modo en que la policía debe de emplear la fuerza.

¿Qué es un policía?

Entiendo que es una figura que ha creado la sociedad civilizada, pacífica y desarmada para que nos proteja de aquellos que trasgreden las leyes, de los violentos, de los que pretenden agredirnos, robarnos o cualesquiera delitos que se puedan cometer. Y cuando esos hechos ocurren, quiero que mi policía tenga toda la ventaja posible sobre el delincuente, que me de la seguridad de que él será el que imponga la paz y la ley en ese momento.

Pero… eh aquí una nueva estupidez de algunos seres humanos, resulta que para no ofender a nadie, ponemos a la misma altura al agresor y al defensor de la ley como si de un combate de boxeo se tratara, intentando nivelar sus pesos para que sea “PROPORCIONAL”.

¿¡Pero… estamos tontos o que!?

¿Pero a que lumbrera se le ha ocurrido semejante cosa?, ¿pero, que “proporcionalidad” es esa?, pues no lo sé, lo que sí sé es quien la proclama cada vez que le ponen una alcachofa delante. Lo dice con orgullo, en la creencia de que está dando una lección de civismo, de templanza, de seguridad y serenidad, pero… y ¿a los casi 300 policías heridos por igualarles con los violentos?, ¿a esos que les dice?. ¿Acaso esto es una competición en la que los dos contendientes tienen que estar en igualdad de condiciones? o ¿tenemos que desproteger a los policías para que haya heridos por los dos bandos y así demostrar la “templanza y mesura” del estado y lo equitativo que es?  O ¿queremos hacer victimismo para algún fin político y partidista? o simplemente, algunos políticos no deberían dirigir nada de nada (por no emplear términos más duros). Ya se que los insultos no son necesarios para expresar ideas, pero es que a veces apetece. Los Ministerios y las Direcciones Generales deberían estar ocupadas por personas diligentes o se corre el riesgo de detentar el cargo.

Pero ojo, ésta es la versión suave del asunto, porque si pensamos en la otra posibilidad, esa es mucho peor. Si lo que se pretende es que haya (heridos a propósito o cosas peores) para poder ponerlos encima de una mesa, entonces estamos hablando de desprecio por la vida y la integridad de servidores públicos que están ahí para protegernos, no para dejar que los masacren pudiendo evitarlo.

Estoy indignado con este tema pero no es solo culpa de los actuales dirigentes, esto viene de lejos y es simplemente por un complejo que tiene la sociedad creado por épocas anteriores en las que la fuerza bruta de la policía y los abusos policiales fueron comunes en el mundo entero. Es por ello, que ahora, se pretende limitar las potestades y los potenciales de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado llegando al ridículo, como ha ocurrido en este caso.

En democracias avanzadas como la nuestra, el miedo a la brutalidad policial ha desaparecido, son cuerpos y fuerzas absolutamente profesionales, democráticas y respetuosas con la ley, por tanto, ¡basta ya de complejos!.

La cuestión es que la policía tiene que tener todos los medios a su alcance para hacer cumplir la ley. Punto. La policía no está para contener a los delincuentes sino para combatirlos y detenerlos. Es evidente que con “proporcionalidad”, pero no la ridícula proporcionalidad utilizada recientemente, sino con la contundencia necesaria para impedir que el delincuente campe a sus anchas y para impedir que el defensor de la ley salga herido.

El policía tiene que ser contundente frente al violento. No valen medias tintas, al policía se le presupone una actitud moderada y adecuada pero no pusilánime. El policía no puede ser insultado, pisoteado, apedreado, incendiado, o aplastado de manera impune. Eso no significa que el policía pueda agredir a personas inocentes, es evidente que a nadie se le ocurre proponer algo asi, pero lo que no puede ser es que le igualemos en fuerza al violento para ver si hay suerte y gana el policía. Claro, si no gana, al hospital con los otros casi 300, ¿no?.

El policía es un agente de la autoridad y como tal ha de ser respetado y si no es respetado, ha de imponer ese respeto y su autoridad con la fuerza necesaria para lograrlo, no con la “proporcional al agresor” que es lo que se ha hecho. Es así de sencillo.

En unos disturbios como los sufridos recientemente, el número de heridos en el lado policial debería haber sido una excepción pero ha resultado que hay más policías heridos que manifestantes radicales y violentos.  Hemos visto recientemente en televisión como los policías eran las victimas frente a los delincuentes que les arrinconaban.

¿¡Pero… estamos tontos o que!?

Cualquiera con dos dedos de frente, sabe que utilizando los famosos “Camiones con cañones de agua” se dispersa a las masas enfurecidas y descontroladas, se limita enormemente el riesgo físico de los policías, se evita en gran medida el cuerpo a cuerpo y además, evita heridos entre los manifestantes. ¿Por qué no se utilizaron?.

En cualquier caso, todo esto es la opinión de alguien que no pertenece a ningún cuerpo policial, que no tiene ningún conocimiento de seguridad ciudadana, ni de métodos antidisturbios ni nada parecido, solo opino con “mi sentido común”, pero, los que si saben de esto, como por ejemplo, la UFP (Unión Federal de Policía) emitieron una “Nota de Prensa” el 19 de Octubre de 2.019 (fácilmente localizable en internet), donde se quejaban amargamente de las condiciones paupérrimas a las que se les había sometido. En su nota, son claros y contundentes y sinceramente, produce tristeza que les hayan abandonado a su suerte en aquellos difíciles momentos.

En términos muchísimo más duros, se manifestó JUPOL que es el sindicato mayoritario de la Policía Nacional. Ellos piden la dimisión del Ministro del Interior, del Director General de la Policía y del Director Adjunto Operativo, por considerar (transcribo textualmente)

han puesto en riesgo la integridad física y en algunos casos incluso la vida de los policías desplegados en Cataluña

Igualmente lo hace la SUP (Sindicato Unificado de Policía) criticando duramente la actitud de los superiores políticos dejándoles abandonados a su suerte frente a los violentos.

No voy a transcribir aquí todas las denuncias de estos 3 sindicatos, pero insisto, son fácilmente localizables en internet.

Me alegra saber que las opiniones de organizaciones expertas en estas cuestiones y la mía propia, coinciden. Es de lo único que me alegro de este asunto.

Sinclaire

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: